Una mañana en Mallaig

Si visitas Fort William o si, como yo el pasado año, vives allí, nombres como el Jacobite, el viaducto de Glenfinnan o el puerto pesquero de Mallaig empezarán a ser muy familiares.

Mallaig estaba en mi lista de lugares a los que volver en cuanto tuviera oportunidad y creo que elegí la mejor época. A principios de Septiembre todavía sigue habiendo una gran cantidad de turistas pero no la misma que en los meses centrales del verano.

Si vas a visitarlo usando el tren, el plan “tradicional” es viajar en el Jacobite y vivir la experiencia de viajar en un tren a vapor (aunque sólo lo use en determinados momentos del trayecto) y recrear con más o menos éxito alguna escena de Harry Potter. Desde el estreno de la saga este tren y Glenfinnan se han convertido en lugares de peregrinación para todos los seguidores del mago de Hogwarts.

Pero si te pasa como a mí y, aunque también seas fan de Harry y de los trenes a vapor, tienes la suerte de conocer locales y dejarte aconsejar por ellos, viajarás con ScotRail y tan feliz. El trayecto es el mismo y puedes ahorrarte entre 15 y 35 libras. Además de la libertad de no viajar con un horario cerrado de vuelta y unos vagones generalmente menos llenos.

20160902_082918
Mis Jaffa cakes, base de mi alimentación el pasado verano 🙂

20160902_085053

Lo que sucedió fue esto. Dejamos atrás Fort William con el cielo algo gris y cuando nos acercábamos a Glenfinnan empezó a llover, lo que arruinó las fotos del viaducto, pero no la vista en tiempo real, que nos tuvo a todos saltando de fila en fila en un vagón semi vacío para verlo desde todos los ángulos.

20160902_085930

 

*Consejo: para disfrutar mejor las vistas del viaducto reserva asiento en la ventana de la izquierda yendo hacia Mallaig y a la derecha volviendo hacia Fort William

 

20160902_091851

20160902_092632

Cuando faltaba poco para llegar a destino aparecieron los claros y la lluvia nos dejó tranquilos por unas cuantas horas.

20160902_100846

Primera parada “obligatoria”: café y scones con mermelada y nata.

The tea garden es un café situado enfrente del puerto con un interior muy acogedor y amplio y una terraza decorada como…como… ¿Piratas del Caribe?

20160902_102736

20160902_102746

20160902_103551

20160902_104021

Abandoné la cafetería y me fui al museo.

20160902_110423

Mallaig Heritage Centre es un pequeño museo con una localización excelente, es imposible no verlo una vez bajas del tren o si paseas por la zona del puerto.

Con una historia oficial que comprende menos de dos siglos, el museo de este pueblo tan joven se las arregla para que cualquier detalle que tenga para contarte sea atractivo: su relación con la región de Lochaber, a la que pertenece, cómo afectó la guerra y el avance del puerto y el tren a su crecimiento y cómo las primeras familias que lo habitaban se han transformado en una población de…¡menos de 1.000 habitantes!

20160902_111822
Restos arqueológicos hallados en Mallaig
20160902_112431
La importancia de la llegada de los raíles hasta la costa.

20160902_113724

20160902_114441
Uso del gaélico
20160902_114254
Niña de la escuela de Mallaig

20160902_115234

El museo tenía un espacio reservado para una exposición de cuadros pintados por Jon Schueler.

20160902_113617

Este artista buscaba un lugar en el mundo con un cielo que pintar que sólo podía imaginarse, porque no lo conocía todavía. Describió a una mujer qué era lo que estaba buscando y ella le habló de Mallaig. Se trasladó y pintó innumerables cuadros donde el color del cielo se confunde con el horizonte marino.

20160902_113636

Quedaba mucho día por delante y tenía que probar unos croissanes sobre los que había leído en internet. El horno que los hace se llama The bakehouse y es esta monada de sitio.

20160902_143044

20160902_130020

20160902_130015

 

20160902_130245

La pequeña casa circular anexa funciona como restaurante para cenas, especializado en pizzas hechas en horno de leña.

Me “conformé” con probar el pan y la repostería.

20160902_131334

20160902_131354

20160902_131436

20160902_131451

Y encontré el croissant más increíble de mi vida, cubierto de almendras laminadas y relleno de lo que creo era crema de yema (no se aprecia pero ahí estaba). Fuera lo que fuese, el recuerdo sigue intacto.

20160902_132844

20160902_140319
Puerto pesquero de Mallaig

20160902_134835

20160902_132826

20160902_133338
Desde este puerto salen ferrys a Armadale, en la isla de Skye.

20160902_141333

20160902_141337

20160902_143013

20160902_104057

Y antes de la que sería la aventura del día y la historia más loca del verano tocaba calentarse con un café antes de coger el tren a Morar. En el siguiente post desvelaré lo que ocurrió en esa idílica playa.

20160902_150032

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s