Seis paseos (sin orden) por Inverness.

I. El desayuno.

Recién llegada a la estación no miré el mapa y me adentré en un nudo de callecitas con el típico paisaje de mañana de viernes: negocios abriendo y algún que otro bar cerrado después de la noche anterior.

img_20160715_092748

Retrocedí y comencé a subir hacia la zona donde sabía que estaba el desayuno perfecto. Tengo que reconocer que aunque no está escondido no fue fácil encontrarlo y la búsqueda sirvió para conocer otros rincones de la ciudad.

img_20160715_095349

img_20160715_101303

Por fin llegué. El Velocity.

img_20160715_102026

Y sus tartas caseras.

img_20160715_102408

img_20160715_102418

Sus postales temáticas.

img_20160715_102821

Sus folletos sobre ciclismo.

img_20160715_103101

Y mi desayuno…

img_20160715_103137

No se me ocurre lugar mejor para empezar un día de turismo.

img_20160715_103243

img_20160715_103312

img_20160715_103539

img_20160715_104208

img_20160715_105010

 

img_20160715_105955

Como dato curioso, camino del segundo destino pasé al lado de quien provee al Velocity de esos magníficos croissants.

img_20160715_120651

 

II. Jardín botánico con parada previa.

Me dirigía hacia el Jardín Botánico cuando comenzó a llover. Por el lado derecho de la carretera no había ningún cobijo pero sí este enorme cementerio, Tomnahurich. Lleno de árboles donde resguardarse, pasé un rato largo por allí sacando algunas fotos.

 

img_20160715_122012

img_20160715_122616

img_20160715_123002

img_20160715_165814

El Jardín Botánico resultó una pequeña decepción. Muy pequeño y no demasiado cuidado, o al menos no todo lo que a mí me gustaría. Tiene una cafetería-restaurante bastante animada y el lugar se encuentra cerca de un parque infantil cubierto gigantesco, así que probablemente sea un lugar que se disfruta más con una visita en familia.

img_20160715_124259

 

III. Regreso por el Río Ness.

El camino de vuelta a la ciudad se puede realizar paseando por la orilla del Ness.

img_20160715_123631

cnfvagowcaa_zha-jpg-large

img_20160715_131441

Parada en la Catedral (qué bien viene una iglesia cuando llueve) antes de volver al centro.

img_20160715_133934

IV. El Temple

Buscando el Victorian Market encontré este pequeño cementerio (otro más) con algunos detalles curiosos.

img_20160715_150341

En él fueron hechos prisioneros soldados Jacobitas tras la batalla de Culloden. Quien esté familiarizado con la supuesta relación de los Templarios con Escocia y las guerras Jacobitas verá algún detalle familiar en estas dos fotos.

IMG_20160715_150512.jpg

img_20160715_150556

img_20160715_150649

Un cortito paseo por el Victorian Market y salida a la calle a parar en dos puntos clave: el castillo y la cerveza.

img_20160715_151314

img_20160715_151611

V. La tortilla.

En Inverness hay un museo. Lo sé porque está anunciado por todas partes… pero no entré. En lugar de visitarlo me fui a aprovechar las pocas horas con luz natural que quedaban y ver la ciudad desde lo alto del castillo.

img_20160715_152943

img_20160715_153053

img_20160715_153147

Y cerveza, por supuesto. La sensación de pedir “una caña” en lugar de “a pint” fue un poco extraña al principio pero la Estrella, aunque fuera Damm, lo arregló. Merece la pena visitar La Tortilla, aunque deberían invertir en posavasos…

img_20160715_154957

VI. La guinda.

Me quedaban más de dos horas antes de regresar a Fort William y quedaba casi lo mejor de la escapada.

img_20160715_141329

img_20160715_141652

img_20160715_141642

img_20160715_142042

img_20160715_142209

img_20160715_143328

img_20160715_143353

img_20160715_143504

img_20160715_143909

img_20160715_144223

img_20160715_144505

img_20160715_145332

img_20160715_145850

La librería Leakeys es una locura y un sueño, todo al mismo tiempo, para quien ame el papel, claro está. Todos los libros de segunda mano que quiera uno imaginar están aquí, adquiridos por sus dueños y clasificados y ordenados por temáticas de lo más variopintas.

Terminé el día con una parada en Nourish. Si hace algo de frío (a pesar de que era el mes de julio) y te espera más de una hora de viaje…¡chocolate caliente!

Bastante amargo, orgánico y en un sitio muy tranquilo, donde además descubrí un proyecto de publicación diferente a los habituales, Grapevine.

img_20160715_172207

img_20160715_172929

Bye bye, Inverness!

Anuncios

2 comentarios en “Seis paseos (sin orden) por Inverness.”

    1. Gracias Higinio! La verdad es que Inverness como ciudad se me hace pequeña y demasiado tristona, como un pueblo que se ha hecho grande y ha perdido el encanto de las villas. Me dio tiempo a ver todas las cosas que me parecían más atractivas pero no lo veo para quedarse mucho más de un día…
      Lo del esfuerzo y estilo, mucho que mejorar! Pero gracias por pasarte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s